Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (UNC, EE.UU.) han transformado células de la piel de ratones en células madre caza-cánceres, que destruyen los tumores cerebrales conocidos como glioblastomas.

La técnica, publicada en Nature Communications, se basa en la versión más reciente de la tecnología que ganó el Premio Nobel de 2007, que permite convertir células de la piel en células madre similares a las embrionarias.

En su trabajo, Shawn Hingtgen y su equipo de la Escuela de Farmacia, reprogramaron células de la piel conocidas como fibroblastos -que producen colágeno y tejido conectivo- para convertirlas en células madre neuronales inducidas. Trabajando con ratones, el equipo de Hingtgen demostró que estas células madre neurales tienen una capacidad innata para moverse por todo el cerebro y para matar las células cancerosas que haya.

Una inyección de células madre en el ojo podría disminuir o revertir los efectos de degeneración macular en etapas tempranas, o relacionada a la edad, de acuerdo a nuevas investigaciones de científicas del Cedars- Sinai. Los investigadores sospechan que la degeneración macular asociada a la edad es causada por factores genéticos y ambientales, y no existe tratamiento actual que disminuya la progresión de la enfermedad. La degeneración macular es causada por el deterioro de la macula, pequeña porción de la retina que se encuentra por detrás del ojo que contiene neuronas sensibles a la luz. Este deterioro causa puntos de ceguera en el campo central de la visión. La enfermedad afecta cerca de 15 millones de americanos, y es la principal causa de pérdida de visión en personas de 65 años.

El uso de células madre ha empezado a revolucionar todas las áreas de la medicina en nuestro país.

Dado su alto poder regenerativo, las células madre tienen el potencial de ayudar en la mantención de la grasa infiltrada en procedimientos estéticos y/o reconstructivos para cirugías mamarias, en la zona de los glúteos, en cirugías maxilofaciales, para evitar el envejecimiento de la piel, en tratamientos reafirmantes, y para disminuir la  flacidez de rostro y cuello, entre otros. Las células madre pueden someterse al sistema de expansión, para luego ser guardadas y así ser usadas en otras patologías.

La tecnología empleada en los bancos de células permite que las células madre extraídas sean multiplicadas hasta aproximadamente 50 millones para su aplicación y/o criopreservación, lo que es mucho más útil en caso de terapia estética, ya que se necesitan más células de lo que se pueden obtener.

Casi 90 pacientes se benefician actualmente en la provincia de Camagüey con la medicina regenerativa, procedimiento que comenzó en 2005 en el Hospital Clínico Quirúrgico Amalia Simoni, con la aplicación de células madre en fracturas óseas que no sanaban.

Liderada por el prestigioso ortopédico Antonio Puente, esa alternativa se extendió posteriormente a otras especialidades, sobre todo para tratar enfermedades degenerativas que afectan a la tercera edad, teniendo en cuenta el alto nivel de envejecimiento poblacional de Cuba.

Actualmente se aplica la terapia con células madres extraídas de la cresta de la médula espinal, que se llevan al lugar dañado para favorecer la regeneración de los tejidos por la alta capacidad que poseen de autorreplicación, explicó el doctor Puente en una entrevista con Radio Cadena Agramonte digital.

Unos 22 pacientes con cirugía de cadera y dos con trauma por fractura de columna reciben las bondades de la terapéutica con células madre mesenquimales, que favorece una rehabilitación más rápida y completa.

Por otra parte, también se desarrolla la infiltración de plasma rico en plaquetas, fundamentalmente en pacientes mayores de 70 años con artrosis de cadera o rodilla, afecciones para las cuales, en edades avanzadas, resultan poco viables o de alto riesgo las operaciones e implantaciones de prótesis.

Según explicó a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) Roberto Marrero, otro de los ortopédicos del equipo, en un reciente contacto, el plasma propicia la reducción o eliminación del dolor, una mejoría en la movilidad de las articulaciones, y una disminución en la necesidad del uso de apoyos como bastones y muletas.

Además de en la artrosis, el componente sanguíneo, que se extrae del propio paciente por lo cual no genera infecciones ni efectos adversos, se ha empleado en tendinitis del tendón de Aquiles y del hombro, en espolones, y en fracturas para acelerar la consolidación de estas, precisó el galeno.

Pacientes como Claro Digno Rodríguez Sotolongo, de 74 años, confirmaron a Radio Cadena Agramonte digital la notable mejoría experimentada al recibir esos procederes.

La medicina regenerativa es un campo en expansión a nivel internacional, de la cual se espera que para el 2020 se convierta en una práctica médica habitual.

 

Fuente: http://www.cuba.cu

Foto: http://www.cuba.cu

Las clínicas dentales y médicas recomendadas en el sitio www.storeacell.com, son ajenas a nuestra empresa, por tanto, Store-a-Cell, S.A. de C.V. se deslinda de cualquier responsabilidad correspondiente a los servicios, procedimientos y tratamientos que éstas provean.

Un grupo de investigación ha desarrollado un sistema biométrico que mejora el potencial de las células madre modificadas genéticamente para segregar sustancias terapéuticas y de esta manera tratar patologías crónicas.

Las células madre son una "alternativa prometedora" en el tratamiento de enfermedades pero para aprovechar sus virtudes es necesario diseñar y construir sistemas que permitan su transporte e implantación en el paciente para que después segreguen sustancias terapéuticas. 

Para ello se utiliza la microencapsulación celular, aunque los investigadores han ido más allá al modificar esas microcápsulas con un péptido de adhesión que ha mejorado la supervivencia de las células madre y que ha elevado la secreción de la sustancia terapéutica. 

De esta manera los investigadores vascos han encerrado células madre modificadas para segregar eritropoietina (EPO) en esas microcápsulas también alteradas y han logrado mejorar la supervivencia de la célula y segregar una mayor cantidad de EPO, según ha informado la universidad vasca en una nota.