La oportunidad de vida que buscan quienes padecen enfermedades graves y degenerativas, podría estar oculta en los dientes. Esto gracias a la presencia de células madre adultas. Aunque el verdadero alcance y potencial de las células madre dentales en la sanación de organismos continúa en etapa de investigación, ya pueden usarse en el diagnóstico temprano de algunos padecimientos como diabetes, cirrosis hepática, cáncer y Alzheimer.

 

¿Qué son las células madre?

También conocidas como células troncales, las células madre son células capaces de crear copias exactas de sí mismas indefinidamente. Estas células tienen la capacidad de diferenciarse en células de diversos tipos de órganos y tejidos tales como huesos, cartílagos, células productoras de insulina (Diabetes), neuronas y tejidos dentales.

En el año 2000, el Profesor Stan Gronthos (Head, Mesenchymal Stem Cell Group and Regenerative Medicine Program Division of Hematology, Institute of Medical Science de la Universidad de Adelaide en Australia) logró aislar y caracterizar células madre mesenquimales en la pulpa dental, el tejido suave que se encuentra dentro de un diente

celulas diferenciadas

 

¿Cómo se obtienen las células madre de la pulpa dental?

En comparación con las células del cordón umbilical o las células de la medula ósea, las células dentales se obtienen de los dientes de leche que se caen, de terceros molares o de dientes que son extraídos por diversas razones.

A diferencia de las células madre del cordón umbilical, que solamente pueden ser obtenidas justo después del nacimiento, las células madre de origen dental tienen un rango de tiempo de obtención mucho mayor, entre los 6 y 35 años aproximadamente.

Las células se obtienen después de retirar un diente, preferentemente durante el cambio de dentición. En este procedimiento que puede ser auxiliado por cualquier profesional de la odontología, los dientes extraídos son enviados al laboratorio donde las células serán aisladas, examinadas, expandidas y conservadas hasta que el cliente pueda llegar a necesitarlas.

El procedimiento es muy sencillo: una vez que el diente es extraído, en un lapso no mayor a 48 hrs es enviado al laboratorio de la ciudad de México. Ya en el laboratorio las células son aisladas del diente y analizadas a nivel genético para verificar que estén sanas.

Después, las células sanas son cultivadas para que se multipliquen hasta contar con varios millones y almacenarlas en varios contenedores con una garantía adicional para el cliente. Por último, se criopreservan, es decir, congelan y almacenan a muy bajas temperaturas (-190ºC) mediante procesos de tecnología de punta para conservarlas en excelente estado para su utilización futura.

 

¿Qué usos clínicos tienen?

En el mundo se ha desarrollado protocolos del uso combinado de células madre mesenquimales (son el tipo de células que se encuentran en los dientes) y células hematopoyéticas (son el tipo de células que se encuentran en el cordón umbilical) para el tratamiento de trasplantes de medula ósea o trasplante de células hematopoyéticas. Actualmente especialistas de todo el mundo llevan a cabo protocolos clínicos con células madre mesenquimales para padecimientos o enfermedades como:

 

  • Secuelas de infarto al miocardio
  • Diabetes tipo 1
  • Escelrosis lateral
  • Injertos óseos
  • Rechazo de órganos
  • Lesiones de medula espinal
  • Lesiones hepáticas

 

Se considera que en los próximos 4 o 5 años las células madre de origen dental serán utilizadas ampliamente en estas y otras afecciones, incluso de tipo neuronal. En realidad el uso de estas células son un arma más que la medicina podrá usar para mejorar la calidad de vida de los pacientes quienes padecen enfermedades graves y degenerativas, oportunidad de otra forma no tendrían.

 

México: un mercado en crecimiento

Actualmente en México existen diversos bancos de células madre de origen dental, uno de ellos es Store a Cell, empresa mexicana fundada en 2010, la cual ofrece los servicios de extracción, expansión y almacenamiento de células madre de origen dental.

Los procedimientos de Store a Cell se llevan a cabo por su propio laboratorio Indebioc, único en el país en tener convenio con el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM.

Hoy, se trabaja con un equipo de científicos mexicanos para el desarrollo de diversos protocolos de investigación, por ejemplo, implementar una técnica que permita diferenciar las células madre dentales en células beta pancreáticas, con la finalidad de ofrecer un mejor tratamiento a las personas con diabetes.

 

Fuente: ortodoncia.ws

Foto: guatevision.com

Las clínicas dentales y médicas recomendadas en el sitio www.storeacell.com, son ajenas a nuestra empresa, por tanto, Store-a-Cell, S.A. de C.V. se deslinda de cualquier responsabilidad correspondiente a los servicios, procedimientos y tratamientos que éstas provean.